lunes, 12 de abril de 2010

UN DÍA DE SOL... UN APORTE POSITIVO AL CINE GUATEMALTECO

Esta semana se estrena en Guatemala Un Día de Sol, producción 100% nacional en la que participaron Ana Lucía Martínez, Sammy Morales, Giuliana Vettorazzi, Alexandra Wever y Johann Boy, bajo la dirección de Rafael Tres, quien también tuvo a su cargo el guión y la tarea de producción.

DEL ARGUMENTO


Una familia marcada por la
ausencia de la madre y por las dificultades del padre para garantizar la subsistencia, es parte del entorno de Sol, una adolescente de diecisiete años que encuentra en el fútbol una verdadera motivación para la vida, aún cuando esto le representa otra serie de conflictos en sus estudios y en la relación con su padre quien desea un futuro mejor para ella.

Serán sus amigas quienes se convertirán en su princi
pal apoyo para sobreponerse a las dificultades y ayudarla, no sólo a obtener un cambio positivo en su vida, sino también a alcanzar su sueño, llegando más allá de lo que ella imaginó.

Trailer Un Dia de Sol from Rafael Tres on Vimeo.



CONOZCAMOS UN POCO A SUS PROTAGONISTAS

En días anteriores al estreno de Un Día de Sol tu
vimos la oportunidad de entrevistar al fenomenal equipo compuesto por Ana Lucía, Giuliana y Alexandra, mismas que reproducimos aquí para ustedes...

Ana Lucía:

¿Fue Un Día de Sol tu primera experiencia como actriz?
Si la primera vez, yo jamás habia actuado ni hecho nada como eso.


¿Fue el hecho de que practicaras fútbol un elemento decisivo para que Rafa te integrara al elenco?
Si definitivamente eso fue lo principal para el personaje... Aunque Rafa llego al equipo donde yo juego que se llama UNIFUT dirigido por Mincho Monterroso. De ahí nos escogió a ocho personas mas o menos para que hiciéramos un casting y después de un par de meses de espera me escogió a mi.

¿Cómo fue para ti ese proceso de casting? Seguro que hubo nervios...

Si un poco de nervios aunque no pensaba que fuera a dar la talla entonces estaba un poco relajada porque no creía que me iba a escoger. Solo hacia lo que ellos me decían y un poco de improvisación.

Afortunadamente fuiste tú la elegida... ¿Qué puedes decirnos de tu experiencia dentro de la filmación?
Bueno fue una muy bonita experiencia... Aprendí muchas cosas. Antes pensaba que actuar y hacer eso era fácil, pero realmente se req
uiere de un gran trabajo para poder transmitirle a la gente lo que se quiere transmitir pero también me ayudó mucho Tatiana Palomo que en este caso fue nuestra acting coach.

Acerca de tus compañeras de reparto, parece ser que la química fue grande, ¿Trascendió esa buena relación que vemos en pantalla a la vida real?

Si, si... Realmente ellas son una chavas súper increíbles... Y, bueno, a Giuliana ya la conocía porque jugábamos en el mismo equipo de fútbol y a la Ale la conocí por la filmación pero desde un principio las tres tratamos de tener una bonita amistad y así se fue dando.

Mencionaste a Tati como un gran apoyo durante la filmación. ¿Quiénes más te apoyaron durante la filmación?
Pues me ayudaron todos... Rafa Tres, claro... El nos dejaba aportar ideas.. Y eso me ayudó mucho. También me ayudaron
Meme Solano y Pepe que aparecen en la pelicula en papeles cortos... Ya que ellos son mas experimentados me dieron tips para poder hacer las cosas mejor , por mi falta de experiencia claro está.

Recién inicias la Universidad, ¿Piensas continuar en el cine?

Es mi segundo año de universidad y, bueno, si me dan la oportunidad d hacer mas cine o algún tipo de publicidad lo haré, si puedo.

Seguramente hay mucho de ti en el personaje que interpretaste, ¿Cuál o cuales son las catacterísticas más marcadas que comparten?

Mmm... pues, puede que comparta un poco eso de ser a veces callada y no demuestro mis sentimientos enfrente de los demás... Bueno que lucho por lo que quiero... También me gusta mucho te
ner amigos y amigas. Para mi la amistad es muy importante

En cuanto al fútbol... Es una de tus pasiones. ¿Qué buenas experiencias te ha traido en el tiempo que llevas de practicarlo?
Buenas experiencias como ser seleccionada nacional sub 20 y ahora se
r parte de la selección mayor... Quedar goleadora en algunos torneos y ser conocida en varios lugares por jugar fut.

¿Puedes contarnos alguna anécdota divertida acontecida durante la filmación?

Pues un día grabamos varias cenas supuestamente y tenía que comer en cada toma... Y fue chistoso porque ya no queria comer pero lo tenía que hacer. ¿Fue mucha comida? Pues, más o menos... Plátanos, huevos...

Para terminar, ¿Qué puedes recomendar a los y las jóvenes que aún empiezan a trazarse metas en la vida?

Un mensaje es que luchen por sus sueños.. Que sepan superar obstáculos, que sean persistentes y que hagan siempre lo mejor..


Giuliana:


¿Fue Un Día de Sol tu primera experiencia como actriz?
Si la primera vez, yo jamás habia actuado ni hecho nada como eso

¿Cuánto tiempo llevas dedicada al cine?

Todo lo que grabé la película. Fue mi primera vez.


¿Cómo fue que llegaste a Un Día de Sol?
Rafa llegó a UNIFUT, llamó a varias de nosotras y nos entrevistó. Eligió a cuatro para realizar pruebas. De ahí me eligió.

¿Qué puedes decirnos de tu experiencia dentro de est
a filmación?
Fue muy bonita. Conocí a un montó de gente que no conocía. Solo conocía a Ana Lucía. Conocí como a 40,000 gentes más, locas y no locas, con cada visión diferentes, o sea pude saber lo que la otra gente pensaba y lo que es el cine chapín que no es así como solo “ah, que hueva” sino que sí se dedican bastante. Tambén la amistad. Aprendí que no es solo así de “seamos amigos y ya” sino que hay que apoyarnos.

Hubo buena relación con tus compañeras de reparto y es evidente que trascendió esa buena relación que vemos en pantalla a la vida real. Coméntanos al respecto.

Pues, solo Ana Lucía y yo nos conocíamos. Johan
n y Alexandra se conocían entre ellos. Al principio creí que iba a ser de sólo Ana Lucía conmigo y ellos dos por su lado, pero no, logramos salir adelante apoyándonos todos.

Con Ana Lucía se conocen cabalmente por el deporte, ¿Hace mucho de eso?
Fue hace aproximadamente tres años que estuvimos jugando futbol juntas. También estuve en la selección pero me retiré por una lesión. También dejé el equipo de UNIFUT para buscar otras opciones fuera del futbol.

Aún estás en la secundaria, ¿Piensas continuar en la el cine?

En verdad me llama la atención, pero no sé todavía, pues estoy indecisa entre estudiar actuación o diseño de moda, pero estoy segura que será algo relacionado con lo artístico.

Antes de Un Día de Sol, ¿Habías tenido algún acercamiento con el arte?
Pues, fui a clases de pintura (ríe) y cosas así y nada que ver con cámaras ni nada de eso.

Aparte de la actuación, ¿Qué otro talento has puesto en práctica?
Tomar fotos. La fotografía me gusta mucho y sí la pongo en práctica.

Seguramente hay mucho de ti en el personaje que interpretaste, ¿Cuál es la característica más marcada que comparten?

Que siempre pienso las cosas. Que no las pienso mucho, pero tampoco me dejo llevar. Pienso lo bueno y lo malo que me puede pasar. Mi personaje es muy callado, tímido y eso difiere de mi.

Cuéntanos alguna anécdota divertida acontecida durante la filmación…

Tenemos demasiadas, son infinitas. Pasamos por todo. Cantamos. Como algunas veces nos quedamos hasta las cuatro de la mañana grabando y teníamos que hacer algo, nos poníamos a decir tonteras y chistes, a hablar como locas y a molestar a todos los de producción. Toda la realización de la película es una anécdota muy graciosa. Todo fue muy bueno, con la excepción del momento en que fuimos a ver un partido en el que hicieron que fuera “Roja” y yo no soy “Roja”. Ganaron los Cremas, así que estaba feliz por dentro pero… Eso fue lo único que no.

Con Ana Lucía comentábamos respecto al apoyo que recibían del resto del equipo. Gente con experiencia y con bastante tiempo en cine, ¿Cuál fue tu experiencia en este aspecto?
Al principio un poco incómoda porque no sabía quienes eran pero después de algún tiempo, conforme íbamos a practicar actuación, llegamos a vernos con bastante frecuencia, lo cual permitió que nos hiciéramos amigos y que todo fuera bonito. Tati, Meme, Pepe, Ale, Johann y Rafa fueron parte de ellos.

Para terminar, ¿Qué puedes recomendar a los y las jóvenes que aún empiezan a trazarse metas en la vida?
Que no se guíen por lo que les dice la gente sino por lo que le
gusta a uno. Que prueben las nuevas cosas que hay porque, en mi caso, yo nunca había actuado. Al principio dije, “No voy a poder actuar”. Pero no hay imposibles, uno intenta. Tal vez intentando uno encuentra que le gusta esto y a eso se puede dedicar. No cierren las puertas a hacer alguna cosa y que vean las demás cosas que hay en la vida.

Alexandra:

¿Cuánto tiempo llevas dedicada al cine?
En el cine empecé el año pasado con Rafa Tres y ha sido una experiencia que, en verdad, me ha ayudado muchísimo, más que todo en la seguridad en mi misma, en la actuación. En la transformación que siempre tiene uno en la vida por las experiencias.

Antes de esto trabajaste en teatro…
Sí. Estuve en obras con Kristine Klanderud, en el Drama Club del colegio, participando siempre en cualquier actividad artística que hicieran.

¿Qué puedes decirnos de tu experiencia dentro de esta filmación?
Una experiencia sumamente satisfactoria de la cual, de corazón, estoy muy agradecida. Todo pasa, siento, en un momento perfecto, en el momento que tiene que suceder. Ocurrió en un momento de mi vida cuando empezaba a dudar qué es lo que iba a hacer, a donde quería ir y después de esta experiencia me di cuenta y estoy mucho más segura que lo que verdaderamente quiero es dedicarme al cine, canto, baile… Todas las artes escénicas.

Seguramente encontraste alguna dificultad por la diferencia entre lo que es actuar en teatro y cine. ¿Cómo la describirías?
Sí (Ríe). El exagerar las cosas. Tati Palomo siempre me decía “actúe pero no exagere tanto”. Yo estaba acostumbrada a que en el teatro a veces se debe hacer esto para que se vea… Eso me pasó.

Acerca de tus compañeras de reparto. Parece ser que la química fue grande. ¿Trascendió esa buena relación a la vida real?
Sí. Sí trascendió. Platicamos y sí, llegamos a tener una amistad muy bonita.

En cuanto al resto del equipo, ¿Qué puedes decirnos de tu relación con el staff?
Fue muy buena. Siempre nos reíamos de todas las payasadas que hacíamos. Siempre había momentos de tensión y de cansancio, pero creo que esa relación bonita que llegamos a tener todos y formar la familia, por que realmente se conforma una gran familia. Entonces fue un gran apoyo el que nos dábamos el uno al otro. Pudimos ir saliendo así.

Hace unos instantes comentaste sobre tus planes futuros. Recién inicias en la Universidad y evidentemente piensas continuar en el cine. ¿Sería esto algo paralelo o como lo manejarías?
En ese preciso instante de mi vida es en el que estoy. Estoy analizando, así como dices tú, si lo voy a tener paralelo o como una carrera principal. Sinceramente me gustaría tenerlo de esa forma porque es lo que verdaderamente me llena. Me llena el alma, me satisface, me hace sonreír siempre y decir, “sí, esto es lo que hago” y decirlo con una sonrisa.

Ya que tienes esa experiencia en teatro, ¿A qué atribuyes la realidad que se da en el teatro nacional en la que prácticamente nos encontramos mayoritariamente con lo que podría llamarse un “teatro de restaurant” carente del refinamiento y de las características que deben prevalecer en este medio? Diría que se debe a la falta de educación, de interés y de conciencia que debe tener la persona de valorar el trabajo de un artista, un artista que se esfuerza muchísimo para interpretar todo lo que hace. Siento que quizás es eso, la gente tal vez no sabe el esfuerzo que hace el artista y el regalo que este le está compartiendo que es su talento. Se debe aprender a valorar esto. Es algo que difícilmente podría implementarse en aulas, pero sería, quizás, de que la gente participara más. Ir a ver obras de teatro, tener conversaciones con artistas y que ellos les expliquen, pues no hay mejor experiencia que alguien que te pueda dar su testimonio y decir “mirá, yo hago esto y esto es lo que me hace”. Empezar a fomentar en la familia, ya que es la base de todo, eso de ir al teatro, ir al cine y admirar al artista.

En cuanto a la identidad nacional que se percibe en esta película 100% nacional, ¿Cómo podrías tú, como actriz, involucrar un poco más a la gente con proyectos como este? Interpretando personajes que lleguen a los jóvenes y a otras personas, que puedan identificar, por ejemplo, un chapinismo dentro del vocabulario que utilizamos. Un “muchá”, el “alagrán”, todo eso con lo que la gente se pueda identificar y decir, en Guate sí se puede. Se puede hacer cine con gente del mismo país como fue el caso de Un Día de Sol, como dices, 100% guatemalteca.

Seguramente hay mucho de ti en el personaje que interpretaste, ¿Cuál es la característica más marcada que comparten? Sería, la alegría y el optimismo. Estar siempre alegre. Decir, “vamos a no sé donde”, “Vamos, yo apoyo, yo voy…”, decirle sí a todo.

Giuliana refería que, justamente, quedó como punto intermedio entre las características de Ana Lucía y tú. Casi quedó así, por lo que parece… Sí. Así quedó. (Ríe)

Cuéntanos alguna anécdota divertida acontecida durante la filmación…
Fue la vez que la pasamos muy alegres. Estábamos en una terraza con Rafa Tres y él nos decía, “Bueno, hagan algo” y nosotras, “¿Qué hacemos?”, entonces empezábamos: “Cantemos”, y buscábamos canciones que supiéramos las tres, nos confundíamos y terminábamos riendo. Todo eso que nos pasaba nos permitió fomentar la amistad. Fue muy bonito.

Para terminar, ¿Qué puedes recomendar a los y las jóvenes que aún empiezan a trazarse metas en la vida? Les recomiendo que siempre escuchen a su corazón porque es la parte sabia de nosotros, es nuestra esencia. Siempre tenemos que buscar aquello que realmente nos hace felices, que nos hace sonreír, porque la vida es un regalo. Siento que la vida es el regalo más grande que se nos ha dado y hay que gozarla. Hay que hacer lo que uno ama porque cuando uno hace lo que ama, triunfa en la vida.

Rafael Tres (Escritor, Director y Productor)

Historia y contexto…

Fue un proceso relativamente rápido el de tu ingreso al medio cinematográfico, la fundación de la productora y la realización de tus primeros proyectos, ¿Cuáles fueron tus principales motivaciones para ello? Creo que como la escena cinematográfica en nuestro país está creciendo… Es un bebito muy pequeño… Nos vimos en la necesidad de crear una productora para realizar nuestros propios proyectos, es por ello que se da, para poder aportar nuevas realizaciones cinematográficas en Guatemala, en colaboración siempre, pues somos un grupo de personas que colaboramos activamente. Cuando alguien hace sonido, en la siguiente puede dirigir y los demás lo apoyan. Esa es la manera en la que estamos trabajando en Códice Cinema. Es por ello que nace, por esa necesidad de contar historias en Guatemala.

Tus primeros trabajos fueron colaboraciones con otras figuras del cine nacional como Sergio Ramírez, Mendel Samayoa y Julio Hernández Cordón, ¿Qué experiencia te dejaron esos trabajos?

Cada uno una experiencia diferente, inolvidable e irremplazable. Uno aprende de cada situación y empieza uno a fortalecer realmente la creencia de por qué uno quiere hacer las cosas. Con ellos comparto, aparte de una colaboración, una amistad lo cual también nos hace colaborar entre nosotros, intercambiar opiniones. Entonces, es una bonita relación la que se maneja entre la gente de la cinematografía chapina.


Un elemento común de las producciones guatemaltecas recientes es la mínima inclusión de actores profesionales y el involucramiento de personas totalmente ajenas al medio para encarnar a los personajes. ¿A qué lo atribuyes?

Bueno, es como un círculo vicioso. Si no hay donde poder estar, ninguna productora que te pueda llevar a la pantalla grande, por qué te vas a meter a estudiar actuación y si no tenés buenos actores, no tenés como hacer una película. Es un círculo que hay que irlo rompiendo y a medida, así como a Julio Hernández le gusta trabajar con “no actores”, a Mendel con “sólo actores”, creo yo que surgirán proyectos que sean de esa manera o también mezclados y a medida que hayan más proyectos, van a haber más escuelas de actuación enfocadas al cine.


Llegamos al denominado Proyecto Sol…

Cabe destacar que desde El Sombrerón, película realizada en 1951 por Guillermo Andreu, Alberto Serra y Eduardo Fleischman, han sido pocas las producciones en las que participaron exclusivamente talentos nacionales, tal es el caso de Un Día de Sol. ¿Qué opinión te merece esto?
Me encanta. Es uno de los logros y una de mis “filosofías” y de mis búsquedas. Encontrar el talento local y enseñar que en Guatemala se pueden hacer las cosas bien y mostrar que en realidad hay talento. A medida que hagamos más cosas, vamos a ser mejores en eso. Pero no podemos seguir trayendo gente de fuera, queriendo ser buenos en esto.

Conocer la academia guatemalteca de fútbol femenil UNIFUT fue fundamental para que iniciaras el guión de Un Día de Sol por muchas de las buenas situaciones que pudiste apreciar en ella. ¿Cómo ves el futuro de este deporte en nuestro país?
Espero que sea muy bueno, pues las niñas tienen un talento impresionante. Un talento a flor de piel. Cualquier entreno, cualquier partido, lo que veas de UNIFUT, lo que veas del futbol femenino, la verdad, es que es 10 veces o más, mejor que cualquier futbolista chapín (masculino) de la mayor. Espero que el futuro del deporte para ellas sea muy bueno.

Podríamos decir que en diferentes formas todos los guatemaltecos tenemos un poco de Sol. En tu caso, ¿Con qué características del personaje te identificas?
Tal vez con la poca comunicación que se tiene con los papás. Creo yo que es algo que puedo traer de mi experiencia y ponerlo en la pantalla. Creo que eso es lo más fuerte. Siempre, uno quiere contar anécdotas cercanas, pero es mucho más honesto cuando uno dice “ah, es que yo hacía esto” y lo ponés en la pantalla, sabés como pasó y te queda mucho mejor. En este caso, creo yo que es eso.


Respecto a los otros personajes, Oscar vendría siendo una representación de la problemática que afrontan a diario cientos de miles de guatemaltecos y de la que muchos artistas tampoco logran escapar. ¿Alguna vez te encontraste con esta situación?

Sí, todos los días. Todos los días te encontrás. No sé si lo sentiste en la película, si… Tiene que ser así. Es muy universal. Precisamente, como hoy, la historia es más universal de lo que pensé. Hoy no encendía el proyector. Hicimos las pruebas la semana anterior, todo perfecto. Venimos hoy a conectar el aparato y no funcionaba. Entonces, la película es como un sube y baja, pues después de estar con un sentimiento muy profundo, estás riendo por una tontera que dicen y después volvés a sentir algo… Es como la vida, la vida del guatemalteco. Para mi es retratada, no completamente, pero esos sentimientos podemos salir de aquí y nos puede suceder algo, podemos encontrar algo. Entonces, es una incertidumbre que espero la película bañe de ilusión y que pueda ser más fuerte que lo que vivimos diariamente.


¿Qué hay de los demás personajes?

Los demás personajes, creo yo, son como los que nos encontramos todos los días. Quién no ha jugado una “chamusca” en una cancha de cemento, quién no ha saludado con un poli y ha tenido algo chistoso en una garita de una residencial o de un colegio. A quién no le ha pasado algo en un hospital. Todas las situaciones son, no típicas, pero sí cosas que nos pueden suceder.


En cuanto al reparto. Parte del mismo lo hallaste en las mismas canchas de futbol. ¿Qué hay de los demás?

Lo que es de futbol, sí. Los demás, surgieron a nivel de contactos, a nivel de casting, fue así como se completó el reparto.


A pesar de las dificultades afrontadas por su principal protagonista, la historia es bastante optimista, ¿Podríamos decir que esto corresponde con tu propia visión como realizador?

Sí. Yo creo que es un mensaje que quiero hacerlo mío. Un mensaje que quiero y que lo estoy viviendo. Que si nos esforzamos vamos a obtener un fruto, pero si no hay acción no va a haber reacción nunca. Entonces, tenemos que movernos para que pase algo.

Recientemente apareció publicada una entrevista con Alejo Crisóstomo en la que refiere la posibilidad de producir un largometraje cada dos años. Según tu trabajo, ¿Cómo ves esto? Lamentablemente, soy más ambicioso y quiero producir un largometraje, por lo menos una vez al año. Entonces, al terminar este proyecto cuya fase final empieza hoy, pues, ya tengo una segunda historia que quiero contar este año para poder enseñar el año siguiente. Y para poder dar continuidad a esta industria, porque si no, no pasa nada. No podemos estar haciendo películas cada cinco o diez años. Nadie va a poder vivir de esto. Todo va a ser por favores. Si no tenemos continuidad y esfuerzo, no vamos a avanzar.

¿Hay algún proyecto nacional que actualmente llame tu atención?
Los que conozco son Cápsulas de Verónica Riedel, el largometraje de Alejo que es Fé, El largometraje de Sergio (Ramírez), que acabamos de coproducir que está en Toulouse y que lamentablemente no ganó pero él ya vendrá de regreso la próxima semana; Marimbas del Infierno de Julio Hernández que al parecer va para Cannes. Son muchos proyectos para este año pero no he escuchado nada para el 2011 y eso me asusta.

¿Qué recomendarías a aquellas personas que deseen incursionar en el ámbito cinematográfico nacional o en países con características similares a las de nuestro país?

Que afortunadamente, cada día la tecnología es más accesible. Los exhorto a que investiguen sobre el lenguaje cinematográfico, tomen su cámara y que cuenten la historia de su vida, su familia, su barrio… de lo que ellos quieran contar. Que hayan imágenes de nuestro país y de países que también emergen en el cine.



video

3 comentarios:

vsaj2000 dijo...

Muy buena pelicula, una propuesta diferente que viene a refrescar el cine de Guatemala. Vayan a Miraflores y Oakland Mall a verla con sus hijos e hijas.

cora dijo...

Hola, la película cuenta con un buen guión y realmente deja buenos mensajes para los padres y los hijos. Me gustó muchísimo, fui a la premiere y después con mis hijas y las dos veces me la gocé.
Recomiendo que la vayan a ver,que apoyen lo guatemalteco, espero que los muchos millones de guatemaltecos tengan la oportunidad de verla.

sylvia dijo...

Muy buena pelicula, apoyemos el cine Guatemalteco, la recomiendo para toda la familia.
Padres apoyemos a nuestros hijos, son diamantes en bruto, fomentemos la comunicacion, algo muy importante que hemos perdido en estos tiempos.
Rafa felicitaciones y sigue adelante